Más que tres puntos

El CD Manchego Ciudad Real saldó con creces su choque liguero ante el Almagro CF después de vencer por un claro y contundente tres a cero. Un triunfo que supone la primera victoria para los de Míchel Carrilero en esta temporada y una dosis de confianza para todo el plantel, que había trabajado muy bien durante las jornadas anteriores, pero sin recibir recompensa. Más que tres puntos porque el equipo llegaba al encuentro tras diez días en aislamiento domiciliario, con apenas una sesión de entrenamiento previa y varias bajas. El compromiso de los jugadores en este choque, que supuso además el estreno de verdad ante la afición, al igual que en anteriores es incontestable con un extraordinario oficio en el terreno de juego. La única nota negativa es la lesión de Jorge Cortés, que tuvo que ser trasladado en ambulancia tras un choque con el guardameta encajero.

El trabajo siempre paga. Y ese es el mejor resumen que se puede hacer en este partido. Los chicos dirigidos por Míchel Carrilero llegaban invictos al partido con un bagaje de tres empates, una racha que generaba muchas ganas en los jugadores de poder sumar su primera victoria del campeonato, que ya había merecido en partidos anteriores pero que no llegaba. Los numerosos parones en la competición no han supuesto una losa en los jugadores, que han respondido con creces.

El encuentro arrancó con alternativas en ambas áreas. Un CD Manchego Ciudad Real muy bien planteado en el tapete verde con ganas de buscar rápidamente el tanto de la desigualada. Sin embargo, lo que iba a llegar iba a ser un nuevo contratiempo cuando apenas trascurrían unos minutos de juego. En una carrera al espacio, Jorge Cortés chocaba con Walyd, portero encajero que salía al cruce y que, tras despejar el balón, se llevaba por delante al número 7. La acción parecía no tener más historia, aunque el propio Cortés iba a llevarse la peor parte. En la caída se hizo daño en el hombro y su partido había acabado. El joven jugador, que ya estuvo un mes en el dique seco durante la pretemporada, tuvo que ser trasladado al hospital en ambulancia al padecer serios problemas de dolor. En su lugar entraba Mario Curro.

A partir de ahí, el equipo tenía que sobreponerse de nuevo, y así lo hizo. Poco a poco las ocasiones iban llegando ante la meta del cuadro encajero. Hasta que finalmente llegó el primer tanto local. Gregori, muy astuto, ejecutaba rápidamente un balón parado al borde del área ante el despiste de la zaga rojilla y un portero descolocado, que terminó colándose por toda la escuadra. El dorsal 10 daba muestra de su picardía y de su fantástico trato con el balón para poner el primero en el electrónico.

El tanto supuso una inyección de moral y confianza. El CD Manchego Ciudad Real se hizo dueño y señor del partido con la metra contraria siempre en el horizonte. Tras unos minutos de intentonas, el equipo blanquiazul anotaba el segundo por medio de Christian a falta de un cuarto de hora para encaminar el túnel de vestuarios. Gregori asistía en profundidad para la llegada en la línea de fondo de Pascu, el lateral centraba al punto de penalti y Christian remataba a la red con un certero y ajustado testarazo. Un gol que levantó de nuevo a los aficionados presentes en el Estadio y que daba tranquilidad al equipo. Pudieron llegar más goles, pero el balón no quiso entrar más durante los primeros cuarenta y cinco minutos. Y eso que tuvo una clara Mario Curro tras una extraordinaria jugada individual zafándose de varios adversarios, aunque cuando encaraba al portero rival, un defensa rojillo despejaba a córner, cuando ya iba a disparar.

El colegiado enviaba a los jugadores a la caseta con un CD Manchego Ciudad Real merecedor de la victoria momentánea después de un gran juego y seriedad en el terreno de juego. En la segunda parte, el cuadro rojillo hizo relevos en su equipo con el objetivo de venirse arriba y reducir diferencias. La defensa capitalina se mantuvo compacta y apenas concedió espacios. Y es que el Almagro CF no llegó a disfrutar de ocasiones claras.

Mario Curro probó fortuna en el segundo tiempo con un disparo desde la frontal que se marchó desviado. Poco a poco, la intensidad del juego se fue diluyendo con un Manchego que era consciente de que podía finiquitar el duelo a la contra. Antes del tercero vio como el colegiado expulsaba a Gregori por una acción muy discutida, cuando fue el propio 10 quien recibió la falta. Ya en los últimos compases, Erik Polanco sentenció el choque. Tras robar en el medio campo y dejar en el suelo a un defensor rojillo con un fantástico recorte, superó por bajo a Walyd. Un tercer tanto que ratificaba todavía más la victoria local.

En la recta final Míchel dio entrada a Santi Real y Antonito, en sustituciones de Polanco y Castro, para oxigenar al equipo y afrontar con garantías los últimos minutos de choque. Y así fue. Los chicos supieron manejar los tiempos y firmar una victoria que deja claro que el trabajo de estos jugadores, tras numerosos contratiempos, es indudable.

Victoria trabajada del CD Manchego Ciudad Real en el día de reencuentro con la afición, que pudo disfrutar ya en vivo de su equipo. Coraje, sacrificio y pundonor. Tres puntos que permiten al cuadro de Míchel Carrilero escalar posiciones y coger confianza. Cuerpo técnico y jugadores dedicaron el triunfo a Jorge Cortés y desde el club le deseamos una rápida y plácida recuperación para que esté con nosotros de nuevo muy pronto. El próximo compromiso liguero de los capitalinos es el domingo 13 de diciembre a las 16 horas a domicilio ante el Atlético Ibañés.

Entradas relacionadas