Cerramos el último partido en casa con un empate ante el C.D. Torrijos en una mañana donde los nuestros lo intentaron hasta el final. Pese a ser un rival complejo, los jugadores empezaron atacando desde los primeros minutos pero el rival supo defender muy bien. Popi generó mucho peligro junto a Sissé en las primeras jugadas y rozamos el gol en varias ocasiones.

Durante la segunda parte, los nuestros supieron sufrir en los primeros minutos. Sin embargo, con el paso del tiempo fuimos superiores en juego y en ocasiones. Las más claras estuvieron en las botas de Junior, quien tuvo un mano a mano claro con el portero, pero controló mal. Y ya para acabar nuestro central Iborra remató casi de espuela a un saque de esquina servido por Popi obligando al meta rival a estirarse más de la cuenta. Sólo faltó el gol.

Queríamos los tres puntos, pero la actitud y las buenas ocasiones del equipo propician que aquí no se rinda nadie. Desde el presidente hasta los empleados de campo, seguimos unidos en un mismo barco con el objetivo de que, por fin, llegue una racha de resultados favorables. Este equipo ha demostrado que es capaz de hacernos disfrutar ante rivales de talla como Guadalajara, Atlético Albacete y Villarobledo. ¡Esperamos el gol!

¡Vamos equipo!